Nació en Almaciles (Granada) el 11 de junio de 1891. En 1905 ingresó en el Seminario Conciliar de San Fulgencio de Murcia. Fue ordenado sacerdote el 25 de mayo de 1918, a los 27 años, celebrando su Primera Misa el 24 de junio siguiente. Después de haber ejercido la cátedra de latín en el Seminario, fue nombrado Párroco de El Palmar (Murcia) en 1926, cargo que ocupó hasta el año 1935 en que fue trasladado a la Parroquia de la Asunción de Hellín (Albacete). El día 12 de septiembre de 1936, recibió la palma del martirio.

Sacerdote muy humano, siempre haciendo el bien, por lo que en los años cincuenta se empezó a extender en Hellín la devoción hacia él, iniciándose su proceso de beatificación en 1956.

Cuatro personas son las que mantuvieron viva la llama de esa devoción e hicieron posible que se conserve una cruz en el lugar de su muerte; Alfredo Rodríguez, Emiliano Martínez, Rafael Sánchez y Ángel Valverde. Los dos últimos, ocuparon la presidencia de la Real Cofradía de El Prendimiento, por lo que extendieron ese fervor a esta entidad cofradiera.

Fue beatificado el 28 de octubre de 2007 en la Plaza de San Pedro del Vaticano junto a 497 mártires de la persecución religiosa en España durante el S. XX. Sus restos se veneran en la Capilla dedicada a él en el Templo Parroquial de la Purísima Concepción de El Palmar.

 El 23 de noviembre de 2008 llegó una reliquia suya a Hellín, que se conserva en el Altar Mayor de la Parroquia de la Asunción debajo de su imagen.